viernes, 26 de octubre de 2012

Esta fangirl ve: Las ventajas de ser invisible (o The Perks of Being a Wallflower)



Sinopsis: Charlie es invisible para el mundo y sólo se dedica a observar la vida de lejos, hasta que un par de estudiantes mayores se vuelven sus protectores. La hermosa y libre de espíritu Sam y su valiente medio hermano, Patrick. Charlie encuentra nuevas amistades, su primer amor, descubre su creciente sexualidad, se adentra en fiestas bacanales, sesiones nocturnas de The Rocky Horror Picture Show o la búsqueda por la canción perfecta. Pero cuando sus amigos están por marcharse a la Universidad, el precario equilibrio de la vida de Charlie empieza a desmoronarse.




¿Puede existir una película que sea más que perfecta? Porque ésta lo es. Cuando leí Las ventajas de ser invisible odio la traducción del título, hace ya casi un año, lo hice por Emma Watson y porque éste era su próximo gran proyecto después de Harry Potter. Pero el libro me enamoró por competo, lloré, sufrí, me traumé de por vida. Porque Charlie es ese adolescente confundido que todos fuimos alguna vez o lo seguimos siendo y es el amigo que quisiera tener sólo porque es de esas personas que no encuentras comúnmente.

Como dice la sinopsis, es el primer año en la preparatoria para Charlie, después de pasar por un verano difícil en su vida. Él tiene un problema para relacionarse con la gente, participar en clase y tampoco es que la gente lo ayude mucho... hasta que conoce a Patrick y Sam, hermanastros y personas realmente interesantes xD. Rebeldes, divertidos, amigos, raros, unen a Charlie a su grupo de amigos y así, el protagonista se encuentra viviendo experiencias propiamente de la edad. Y pasa por todo, cosas buenas y malas, amores y desamores, sentimientos confusos, experimentos con sustancias ilícitas, etc. etc. Charlie ha pasado por mucho a lo largo de su vida y aunque intenta hacerle frente, a veces no puede y llega a un punto de quiebre. 

Como fan, son pocos los puntos que tengo que restarle y quizá lo más importante es que algunas subtramas del libro se perdieron pero resulta obvio y comprensible. Las ventajas de ser invisible no es una novela extensa pero es imposible ponerla en una película de menos de dos horas; sin embargo, los aspectos importantes están ahí. Obviamente, un gran acierto que el mismo escritos Stephen Chbosky fuera el guionista y director, pues ¿quién mejor que él para conocer su propia historia?

Como halagos, dos aspectos: la música y los actores. La primera porque canciones tan esenciales como Asleep de The Smiths están ahí, es como si vieras trasladada la música de la novela y la escucharas mientras pasa la película. Y el elenco... ¡NI UNA SOLA QUEJA! Todos, absolutamente todos son perfectos. Por lógica, resaltan Emma, Logan y Ezra pero todos los que están ahí cumplen, por lo menos lo suficiente. Aunque de los protagonistas, vamos por partes. Logan Lerman como Charlie es perfecto, por ahí leí que resulta demasiado inocente pero ¡el personaje es así! De ahí a que lo amemos, es como un niño, honesto y que está descubriendo el mundo, saliendo de su caparazón. Y su momento de quiebre me partió el corazón.

En cuanto a Emma Watson, lo único que extrañé es su acento británico pero como Sam, es la chica insegura que dice:



Y la que ve a Charlie como alguien más que un chico con problemas... En cuanto a Ezra Miller, ¡SE LLEVA LA PELÍCULA! Y resulta difícil porque Logan tiene en sus hombros al personaje principal lo hace muy bien pero ezra como Patrick se roba cada escena donde aparece, transmite el buen humor, la gracia pero también el dolor y sufrimiento... Me enamoré de Ezra.

La verdad, Las ventajas de ser invisible sea de mis películas favoritas del año, de la vida, de mi existencia. Y el momento cuando LA frase del libro es mencioanada, fui feliz y lloré como hacía mucho no lo hacía.



Calificación: 5/5 sin dudarlo


1 comentario:

  1. oye, como se llama la cancion de los creditos??? me enamore de esa cancion jajaja mandame un inbox
    doomsdayface@hotmail.com

    ResponderEliminar