jueves, 21 de junio de 2012

Esta fangirl lee: Tengo ganas de ti

 Tengo ganas de ti, continuación de A tres metros sobre el cielo, relata el regreso de Step a Roma, después de pasar dos años en Nueva York intentando olvidar a Babi. Pronto se da cuenta de que las cosas han cambiado y de que poco a poco tendrá que reconstruir su vida de nuevo en Italia: hacer nuevos amigos, conseguir un empleo, empezar una nueva vida. Y cuando conoce a Gin, una chica alegre y preciosa, parece que podrá enamorarse de nuevo. Pero no es fácil olvidar a Babi y cuando la ve por primera vez siente cómo todo su mundo se tambalea.


---------------------------------
Fangirleando: No he leído A tres metros sobre el cielo. Pero tengo una gran excusa: no he encontrado el libro en México, ¿pueden creerlo? Siempre que voy, está agotado. Y cuando lo encuentro, no llevo dinero. Así que no, no lo he leído pero vi las dos películas que se han hecho: ¿si son sólo dos? la versión italiana y la española. Y me encanta la española y obvio no tienen nada que ver Mario Casas...

Haciendo la aclaración anterior, el libro me gustó pero no lo amé. Nunca he leído nada de Federico Moccia y cabe aclarar que jamás creí que un hombre pudiera escribir tan buenas escenas románticas. Pero lo hace y bastante bien, terminé sorprendida. Pero la verdadera razón por la que lo leí fue porque quiero ver la película y saber de qué me van a hablar.

Así que tenemos a Step, quien regresa de su viaje y ha madurado bastante. Creo que eso fue lo que más me agradó de Tengo ganas de ti: la madurez emocional que Step demuestra tanto en las cosas buenas de la vida que le pasan como en las malas. Al menos en 3MSC, Step es una persona bastante... ¿agresiva? ¿intensa? ¿necesita relajación? Y aquí aprende a lidiar con los problemas, ya no es un adolescente, se está haciendo un hombre y cada decisión que toma tiene consecuencias en su vida y en la de los demás.

Se la vive pensando en Babi, es verdad, a pesar de que nos vamos enterando que ella está de lo mejor... pero entones, conoce a Gin y ella es tan genial. La amo, en serio, soy "Equipo Gin" hasta el fin. Es una protagonista con bastante capacidad para desempeñar su papel y no se la pone fácil a Step; pero claro, cuando cae ante sus encantos como debe ser es una excelente relación la que forma con él. Gin es justo lo que Step necesita: crecimiento, perdón, tranquilidad, amor. Y él es lo que Gin necesita: al chico sexy en moto el verdadero amor.

A lo largo del libro conocemos lo que sucede con otros personajes, como la familia de Babi. creo que la historia de su hermana, Dani, es la que más llamó mi atención porque es inesperada: sí, la hermana está bien loca pero le pasa algo que es digno de verse en la película y espero esté ahí. Y Babi... como sólo vi la película, reconozco que me agradó y luego me desesperó al final, pero en Tengo ganas de ti ¡LA ODIÉ! Cuando se ve cara a cara con Step se beneficia de eso y sólo hace que Gin y él tengan problemas porque Babi es una inmadura de lo peor...

No defiendo a Step, comete muchos errores pero más que nada, se deja llevar por esta idea del primer amor, la Babi de la cual él se enamoró que ahora es sólo eso, una idea muy platónica porque esa Babi ya no existe. Es otra completamente diferente. Si esperan que estos dos sigan con la historia en este libro, mejor ni lo lean.

El punto romántico que me encantó es la historia de los candados. Quizá si esto hubiera sido el final del libro, Tengo ganas de ti sería una bonita continuación. Pero no. El final es... extraño. Es como un final abierto donde Moccia te dice "Step va por la vida e imagínate qué sucedió después". Y yo me imagino que pasó algo bueno pero en realidad no lo sabemos.

Si quieren ver la película como yo, lean Tengo ganas de ti. Pero primero lean A tres metros sobre el cielo y no sigan mi ejemplo.

Calificación: 3/5




No hay comentarios:

Publicar un comentario